martes, 8 de abril de 2008

El gasto social es ahora aún más necesario


Llevábamos años diciendo que lo de la construcción tendría que acabar algún día. Se sabía. Hace cuatro años el precio de la vivienda nueva en España subía casi un 20% al año. Ahora llega el momento de un crecimiento más moderado, incluso de algún sobresalto. A los neoliberales les falta tiempo para espetar raudos: “Si no hay para gasto social, ya vendrán tiempos mejores”. Los momentos álgidos son para los grandes empresarios, que al parecer son quienes arriesgan sus inversiones, como si los trabajadores o los autónomos no arriesgaran las suyas, mientras que los días de apretarse el cinturón les pagan sólo éstos últimos, como siempre.

Esperemos a ver cómo comienzan a pedir más facilidades para el despido, más incentivos por contratación de determinados colectivos, rebajas fiscales o mayor flexibilidad contractual. El gasto social debe ser prioritario a partir de ahora por dos razones fundamentales:

1. Significa que el Estado invierte (no malgasta) en quienes peor pueden afrontar las dificultades y llevan todas las papeletas para ser víctimas, precisamente cuando más lo necesitan.

2. El papel de un Estado social de bienestar es precisamente corregir los desequilibrios sociales, favoreciendo la cohesión y la igualdad de oportunidades.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Pues si, de momento la crisis ya la han empezado a pagar unos cuantos miles de personas que se han ido al paro, provinientes del sector de la construcción. Esperemos que haya medidas efectivas del Gobierno para absorber estos despidos, a los que se suman los de empresas que cierran para irse a paises más rentables, como SMURFIT en Valladolid q va a mandar a su casa a 111 vallisoletanos.
Pobres empresarios, igual hasta pasan hambre. Gracias q no Gobierna el PP, pq sino lo mismo a los constructores q cierren les dan una subvención, o un despacho en la Moncloa.
Ricardo, Madrid.
(Te propongo el tema: ¿Donde esta Pizarro?)