viernes, 25 de julio de 2008

El tranvía no pasa por Valladolid



Ayer tuve ocasión de visitar la carpa situada en la calle Recoletos dedicada a exponer a la ciudadanía el proyecto de remodelación de ciudad que se deriva de la liberación de terrenos que actualmente ocupa el ferrocarril, una vez que éste esté soterrado. El hecho de que Valladolid no haya sido precisamente un clamor popular contra el tren, a diferencia de Palencia por ejemplo, no quita para reconocer que se trata de un proyecto que moderniza claramente la ciudad y transforma un aspecto tan importante como es la comunicación.

La exposición es básicamente un escaparate. Es un “Miren qué bonito va a quedar esto dentro de unos años”. Más zonas verdes, más espacios abiertos, más negocios; claro, todo aquello que puede hacerse si quitas el tren del medio, ni más ni menos.



Observando los planos, pues las maquetas (que seguro que son lo más caro) sobran de todo punto, eché en falta un ingrediente esencial en la supuesta ensalada de futuro. El tranvía. Sí amigos, el tranvía. ¿Por qué? Por unas cuantas razones: No contaminan nada, son silenciosos, tienen más capacidad que los autobuses y sobre todo porque allí donde se han instalado están encantados. Sueño con poder algún día ir y venir desde La Cistérniga a Valladolid en tranvía y en bici. No se puede apostar en serio por un desarrollo urbano sostenible sin tener en cuenta esto.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Respeto tu opinión en el tema del tranvía pero discrepo totalmente. En las ciudades donde existe este medio de transporte están hasta las narices, tal es el caso de Lisboa donde hay que tener un cuidado especial con los niños, puesto que si uno se cruza el bus se desvía pero el tranvía no. Creo que todo medio de transporte que sea inamovible no favorece en absoluto a una ciudad que debe estar en constante cambio, eso sin obviar que te cargas la carretera y el paisaje con el trazado. Sí pienso que tenía que haber más autobuses, pero sería en mi opinión una perogrullada quitar el tren para instalar un tranvía.

Anónimo dijo...

ah se me olvidaba... por supuesto totalmente de acuerdo en el fomento del uso de la bici