viernes, 29 de agosto de 2008

Yes we can

Son apenas ocho letras, o tres palabras que escuchadas en boca de Obama suenan diferente. He leído y escuchado su discurso de aceptación de ayer en Denver. El candidato demócrata es convicción pura y eso sólo puede presagiar éxito seguro. La cara de Obama es suficiente porque es el reflejo mestizo de América y la imagen de un salto histórico, más allá de un cambio de ciclo. Su gesto de ceño fruncido representa a todos aquellos cuyo credo se dio en llamar “el sueño americano”y que creen en el trabajo y en todos aquellos valores a los que atribuyen la grandeza de su país.

No es una fórmula nueva, pero sí completamente necesaria. Obama tiene asumidas naturalmente las dimensiones del planeta tierra y no las confunde con las de su país, porque sabe en qué mundo vive. Sabe que Estados Unidos debe recuperar la pauta de un nuevo tipo de progreso mundial, aprender con humildad de otros modelos sociales y no limitarse a mirarse el ombligo y abandonar a los ciudadanos a su suerte, a la pura ley del bolsillo y esperar que el mercado arbitre sus vidas.

Algunos detalles, impensables hoy en día aquí:

1. “Reconozco que no soy el candidato más convencional para este cargo”
2. “Debemos respeto y gratitud a McCain por haber defendido este país (como soldado)”
3. “El patriotismo no es de ningún partido. Los americanos siempre luchamos juntos por nuestro país”.
4. “No es que a McCain no le importen los problemas de los ciudadanos, es que no los comprende”.

P.D. Ha mencionado en dos ocasiones a los lobbies. No pasa nada por decirlo claramente. Existen, actúan y siempre trabajan para los mismos, y el Estado debe estar ahí para defender a los que más lo necesitan. También ha mencionado la biblia una vez. Hay cosas que es mejor que las bendiga alguien aún más importante.

2 comentarios:

Leandro dijo...

Este no come las uvas.

LaPá dijo...

¿serán los estadounidenses capaces de dar el paso para ese cambio?