lunes, 29 de septiembre de 2008

¿Por qué el mundo no funciona? Pensemos

La crisis mundial debe espolearnos a todos en nuestro sentimiento político. El mundo no es así por naturaleza. El mundo en que vivimos sólo depende del dinero. La quimera del dinero, el espejismo del paraíso. Nos llaman ciudadanos, pero somos consumidores; dos tipos de consumidores:

DEPENDIENTES DEL TRABAJO: La gran mayoría, que necesitamos trabajar para tener ingresos, está sujeto a un alto grado de control por parte del estado y nunca puede distinguirse socialmente por ser un gran consumidor. Dentro de esta categoría están los que obtienen ingresos mínimos y máximos.

INDEPENDIENTE DEL TRABAJO: No necesitan trabajar para tener ingresos aunque puedan servirse del trabajo para legitimar públicamente su estatus. Tienen más posibilidades de escapar al control estatal y destacarse socialmente, en lo alto de la escala de grandes consumidores modelo para el resto.

Sólo en un Estado de derecho, sujeto primordialmente al principio de solidaridad puede velar por la justicia social.

- Asegurando la igualdad de oportunidades de las personas, independientemente de que dependan o no del trabajo, bajo criterios de cualificación objetivos.
- Eliminando la miseria.
- Contribuyendo a la distribución equitativa de la riqueza.
- Dejando caer todo el peso de la ley contra el fraude y la corrupción al Estado.
- Asegurando un sistema educativo basado en la solidaridad y en contra del egoísmo y la discriminación por ningún motivo.

2 comentarios:

Oskar Alvarez dijo...

Como no, yo soy de los primeros; de los dependientes. Aunque no me disgustaría pasarme al otro grupo.
Por cierto los senadores estadounidenses han votado en contra de las supuestas medidas correctoras prouestas por el equipo económico de "Bush el magnífico"; lógico y sorprendente por una vez viniendo de ellos. Solo la Admón. Bush es capaz de "retorcer" la economía a su antojo (económico y personal) y a la vez y tras el desastre pretender dar la solución a cuenta de todos los contribuyentes.
Desdeluego he de reconocer que cada día que pasa más me maravilla Estados Unidos. Tan grande, tan secuestrado.

txofi dijo...

Y como siempre, están los que les vale cualquier palabra, para que nos ajustemos el cinturón, sea "crisis, paro..." Utilizándolas para amenazar al pequeño currito a la hora fimrar convenios o como excusa para exprimirle más... Sigo pensando, que los únicos que estñán perdiendo riqueza, son los que se han puesto las botas años atrás.