viernes, 30 de octubre de 2009

¿Quién sabe la respuesta?

Llevo unas semanas dándole vueltas a cómo expresar unas cuantas ideas sobre el momento político que estamos viviendo, y cómo hacerlo sin caer en el tópico ni en la desazón. Se juntan tantas noticias de crisis, de corrupción y de luchas de poder en tan poco tiempo, que por momentos parece que nos econtremos en la antesala de alguna revolución. Trataré de ser concreto pues, y también polémico, con una pregunta. Es la única forma de generar debate ¿No?


La pregunta es: ¿Hasta qué punto somos conscientes de la necesidad de reestructurar nuestro mensaje político para dar respuesta eficaz a pensamientos y estados de ánimo ciudadanos como puedan ser los siguientes?:

"La poítica genera más problemas de los que resuelve"
"Casi todos los políticos son iguales, sean del partido que sean. Sólo buscan adeptos para alcanzar o perpetuar el poder"
"De los políticos no puede esperarse debate, sólo bronca"
"La mayoría de los políticos tienen un precio"
"La izquierda no representa claramente a los trabajadores"
"La derecha no es sinónimo de franquismo"
"los sindicatos funciona igual que los partidos políticos, y ambos se financian de forma opaca"
"La Iglesia tiene derecho a participar en política"
"No todos los empresarios son unos explotadores"
"Demasiados funcionarios son cómodos e improductivos"
"La justicia es muy lenta y no se puede confiar en ella"
"La macroeconomía es incomprensible y se utiliza estadísticamente con fines partidistas"
"Los medios de comunicación buscan el negocio, no la verdad"
"Muchas ayudas sociales se conceden a personas que no las merecen"
"El urbanismo y la corrupción van de la mano"
"Hay demasiados gastos en cargos, protocolo y actos"
"El tema de la guerra civil cansa, términó hace 70 años"
"Necesitamos un sistema educativo más competitivo"
"No nos atienden rápido en los hospitales"
"Pagamos más impuestos pero no se ven los resultados"
"Primero los españoles, luego los extranjeros"
"Los inmigrantes generan delincuencia"
"El Estado margina a los trabajadores autónomos"
"Siempre habrá ricos y pobres y nadie lo podría impedir"
"Al empleo público se accede a menudo por tráfico de influencias"
"Los afiliados a los partidos políticos son "borregos" o aspirantes a políticos"
"Los bancos son los grandes dominadores del sistema"
"No sabemos qué se hace en el parlamento europeo"
"No sabemos exactamente para qué sirven las diputaciones"