domingo, 1 de agosto de 2010

España al revés

Hace muy pocos años no era imaginable que pudiéramos ser campeones del mundo de fútbol, tener estrellas en la NBA, al mejor jugador de tenis, un campeón de automovilismo y varios de motociclismo. Que duda cabe que estas cosas elevan la autoestima de la nación. A decir verdad, en algunos sectores de la economía podemos decir que nuestras empresas son punteras en el mundo y ya sabemos que nuestros bancos son de los que menos podemos desconfiar. Cada vez creemos menos en Dios y nos empezamos a cuestionar algunas cosas que hasta ahora eran santo y seña, como los toros. Algunos dicen que nunca pasa nada.

Tenemos un gobierno en minoría con el que nadie quiere pactar y una oposición que habla de cambio pero con la que tampoco nadie quiere pactar una moción de censura. Unos sindicatos que convocan una huelga general con tres meses de antelación y defienden a los controladores aéreos; una patronal cuyo presidente es el peor ejemplo de empresario responsable. Un PSOE al que se le acusa de no tener crítica interna, cuando siempre adolecía de lo contrario y un PP rebosante de pluralidad cuando siempre era al revés y que se autoproclama partido de los trabajadores. Todo parece fuera de su sitio. .

En un periódico vi la foto de una larga cola de gente esperando… Una oficina del INEM, pensé. Qué va: las puertas de una tienda de telefonía para adquirir el nuevo i-phone 4.

1 comentario:

CARPE DIEM dijo...

Estupenda radiografía!
Por suerte no todo tiene el guión pactado "de siempre". Eso hace a este país más sano, aunque algunos piensen lo contrario.