martes, 22 de febrero de 2011

La política es la solución

Últimamente me visitan en este espacio personas preocupadas por la situación económica. Personas que necesitan desahogarse y echar la culpa de la crisis a alguien y creen encontrar en mí a algo parecido a un cómplice de los supuestos responsables de la situación. Estas personas, las que se interesan por mis opiniones, las que también participan en otros blogs o foros de discusión, sea cual sea la deriva de sus opiniones, están practicando de esta forma la política: son políticos. Todos lo somos.

Un porcentaje muy elevado de las conversaciones que mantiene cualquier persona cada día versa sobre asuntos políticos, aunque la mayoría ni siquiera repare en ello. Sin embargo, “lo político” está tan encasillado, tan atribuido en exclusiva a los dirigentes y cargos públicos, que la masa social olvida su capacidad de influencia en la realidad. Sólo la opresión y la injusticia, también la crisis, parecen despabilar al ciudadano de su tendencia natural al letargo o la resignación. Lo hemos visto en Túnez y en Egipto y lo estamos viendo en Libia, en Yemen, está sucediendo en Irán, en Cuba, en Italia… La política no es el problema; La política es la solución.

Tenemos libertad de expresión, de prensa, de reunión y manifestación. Podemos crear partidos políticos, agrupaciones de electores, se reconoce la iniciativa legislativa popular. ¡Adelante! Probemos a abandonar las quejas y pensar en soluciones, por muy descabelladas que puedan parecer, ya se someterán al sentido colectivo de la razón. Probemos a contagiar, intentemos crecer, asumamos responsabilidades y expongámonos al dictamen del pueblo. Hagámoslo y entonces daremos pleno sentido a la política. Si además lo hacemos con respeto practicaremos la democracia.

El futuro no está escrito amigos. El futuro se fabrica cada día. No es triste fracasar, lo triste es no intentarlo. Por eso les digo a quienes se enfadan con quienes lo intentamos que den el paso. La calidad de una sociedad se mide también por la implicación política de sus ciudadanos. Estos son, buenos tiempos para las ideas audaces, para los buenos políticos.

1 comentario:

Txofi dijo...

Es muy cierto. En mi caso, cuando suelo estar fuera de casa (amigos, ensayos, familia...) siempre se acaba hablando de política y en que va acabar todo esto. Hay variedad en los comentarios, pero todos suelen coincidir en una cosa: Al que se equivoca se le castiga. Y a la hora de buscar soluciones todos estamos de acuerdo en que el dinero tiene que moverse, pero el problema es con la tasa de paro que tenemos, no está la cosa para vivir como hace 3 o 4 años.
Luego también unos piensa, con la cantidad de asesores que tienen los políticos, con sueldos bastantes generosos, y que lleguemos a situaciones como esta... Yo aún tengo la esperanza de que esto se solucione antes de las urnas, pero eso si, no para volver a lo mismo...