sábado, 15 de octubre de 2011

Vísperas de mucho

El refranero advierte, por eso no traiciona nunca. La sabiduría popular dice que las vísperas de mucho anuncian “días de nada”. Resulta que no ha empezado aún la campaña electoral de las próximas elecciones generales y la calle visualiza con seguridad a Mariano Rajoy como presidente del gobierno. La calle, las encuestas y hasta las casas de apuestas. Pareciera que Gallardón ya haya tomado posesión de su cargo de ministro e incluso Ana Botella haya adoptado ya alguna medida polémica como alcaldesa de Madrid… Hay que ver lo que puede transformarse la percepción de la realidad cuando cambian las expectativas.

Pero la realidad es que la crisis ha transformado el campo de actuación de cualquier gobierno en una parrilla. Los ciudadanos pueden cambiar un trozo de carne asada por otro de carne fresca pero el fuego quema igual. La opinión pública lleva un salero en la mano y si gobierna, al PP no le van a servir las excusas, ni los paraguas, ni evitar las preguntas en las ruedas de prensa. La realidad es que ni el propio PP sabe exactamente lo que hará si tiene que gobernar.

2 comentarios:

Elías dijo...

Hasta ahora, en la comunidad de Castilla y León, la culpa de todo es del gobierno (parece que no tienen competencias).
Rajoy culpa de todo al gobierno.
Si llegan a estar ellos gobernado, es de suponer que sigan con la misma filosofía y culpen de todo a la Comunidad Económica Europea, o a cualquier chivo expiatorio que tengan a mano.

Harán recortes en sanidad, educación y cualquier derecho social, como ya están haciendo en las comunidades que gobiernan.

El estado de bienestar se quedará para unos pocos con posibilidades económicas elevadas.

Pedro Herrero García dijo...

Mucha gente va a votar al PP esperando que obren un milagro, aunque si se paran a pensar saben que no pueden obrarlo. La idea de cambio es tan poderosa como la del hartazgo y eso despierta expectativas. Si las soluciones no llegan no les va a salvar nadie. Bueno sí, les salvaremos los demás si no somos capaces de articular una alternativa fuerte y creíble.