sábado, 21 de julio de 2012

Rescate total


Para mal, nunca antes las decisiones políticas habían sido medidas con un instrumento que reflejara de forma tan inmediata su efectividad y su aceptación. La famosa “prima de riesgo” se ha convertido en ese “confiómetro “que cada 10 minutos nos dice cómo evoluciona el pronóstico de nuestra economía o cómo de oscuro pinta el futuro de nuestros hijos. Un escenario nuevo con normas rígidas y un ritmo vertiginoso en el que los sondeos de intención de voto son juguetes.

Ese confiómetro mercantil viene señalando en los últimos meses y con mucha claridad que las inútiles reformas del gobierno abocan a España a tener que recibir en pocas semanas un segundo rescate financiero. El rescate total. Ninguna de las decisiones que ha tomado Rajoy ha servido para mejorar la situación. Todo ha ido a peor en tiempo record, ya estamos intervenidos y parcialmente rescatados. A cada medida, a cada recorte, se han ido encendiendo las luces rojas de alarma, las de los mercados y sobre todo las de la calle: “por aquí no”, de las que el PP se ha desentendido echando la culpa a la herencia. El PP ha preferido recorrer el camino del suicidio en solitario por tener mayoría absoluta. Una falta de altura política de dimensiones históricas.

Para llegar al poder el PP prefirió negarse a apoyar al anterior gobierno para ir unidos a decirle a la Unión Europea  “ESPAÑA SE PLANTA” y una vez en el gobierno el PP ha despreciado el apoyo de la oposición y seguramente del conjunto de las fuerzas políticas para hacerlo, porque había tiempo.  Ahora el tiempo se ha terminado.